Gabriel Lobo Varela

Nuevas Autoridades Gerenciales

Estimados Usuarios/Clientes de Frigorífico NATILLA S.A.:

Tenemos el agrado de dirigirnos a Uds. a los fines de informarle de los cambios gerenciales de la empresa en este nuevo 2021. A partir del mes de enero del corriente año la Gerencia Comercial estará a cargo del C.P.N. Morello Maximiliano quien reemplaza al C.P.N. Canata Maximiliano y la Gerencia de Planta a cargo del Médico Veterinario Ravetti Agustín reemplazando al C.P.N. Tobías Cesar.  Con el objetivo de continuar con la mejora de calidad del servicio brindado a nuestros clientes/usuarios y atentos a prestar cualquier asesoramiento y/o recepción de inquietudes, quejas y/o sugerencias sobre el mismo dejamos a continuación los contactos de los nuevos directivos.

Sin otro particular saludamos a Uds. muy atentamente.

  • GERENTE COMERCIAL

C.P.N. Morello Maximiliano   Cel: 3564566764

         e-mail: morello.m@gmail.com

  • GERENTE PLANTA (Servicio de faena y reparto)

Méd. Vet. Ravetti Agustin    Cel: 3834564155

        e-mail: ravettifrig@gmail.com

Exportación de cueros a China

EXPORTACIÓN DE CUEROS A CHINA 🇦🇷 🇨🇳

El día 09 de septiembre de 2020, el Ministro Aldo Sarquís, acompañó a los dueños de la empresa Frigorífico Natilla S.A. con planta faenadora ubicada en el Parque Industrial El Pantanillo de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca, en lo que fue su primer despacho directo de cueros a China.

En esta oportunidad, el despacho consistió en 2 contenedores con 2000 cueros salados, de un total de 10 contenedores a ser despachados en los próximos días.
Cabe destacar, que esto además de generar puestos de trabajo asociado al salado de los cueros, representa una solución ecológica, ya que evita su desecho, dado su bajo valor en el mercado interno…

Producción Avícola

La industria avícola está en condiciones de contribuir generando valor agregado

Para la producción agropecuaria el Covid-19 es un inconveniente que no esperamos cause mayores disrupciones. Es más el daño que puede provocar una medida tomada con prisa por nuestra dirigencia política que otra cosa.

Los cultivos agrícolas –cuando están prontos– se tienen que cosechar, las vacas se tienen que ordeñar dos veces al día, las gallinas ponen huevos todos los días, los pollos engordan a diario y los fletes para el agro tienen que seguir funcionando.

La producción avícola cumple un papel muy importante en la alimentación humana. Los productos de la avicultura como En ese sentido, los hombres y las mujeres del campo son tan héroes como los médicos y las enfermeras de los hospitales. Son los que logran la magia invisible para que tengamos el alimento en la mesa todos los días, poniendo el hombro con la mejor disposición.

El sector agroindustrial es, sin duda, quien sostiene el movimiento del país y de quien dependerá –en gran parte– la salida de esta crisis global nunca antes vista. Pero no hay que mentirse, salir de este pozo va a costar tiempo y mucho esfuerzo, porque no sólo no estábamos preparados para este golpe sino que veníamos de unos años muy difíciles.

La crisis crediticia no es nueva para el sector agropecuario y encima ahora el problema ya no es sólo el agro, sino el resto de las actividades productivas que sufren el golpe y para el cual no tienen mucha defensa.

En la medida que la agricultura se mueve, hay cadenas de pagos que funcionan y economías regionales que cobran vida. Eso no lo arregla todo, pero al menos es la esperanza que se genera comprando tiempo.

Tenemos a favor que los precios de las materias primas agropecuarias no han caído en proporción a otros activos financieros como el petróleo o las acciones. De hecho, los precios de referencia de la soja y el trigo han tenido una conducta interesante y eso es una noticia alentadora para el sector que tiene mejores posibilidades en cuanto a los precios.

El futuro es incierto pero siempre las materias primas son una fuente de esperanza: la gente tiene que comer. Lo que pasó fue un parate del consumo, pero no se dañaron infraestructuras físicas y las cosas con tiempo se arreglan.

China volverá a comprar trigo, soja y carne, lo mismo que Europa. Solo precisamos que las cosas no exploten, especialmente en Estados Unidos, y pasar lo peor de la pandemia cuidando nuestros escasos recursos y protegiendo a los más débiles.

La evolución del tipo de cambio hacia niveles donde nos deja más competitivos es también un gran alivio para la agricultura. No resuelve todos los problemas, pero al menos no nos lastra con un atraso cambiario insoportable.

Es cierto que pagaremos un aumento en la inflación, pero nos permite arrancar de un mejor nivel la carrera para el 2021. Será la agroindustria, una vez más, quien saque a nuestro país adelante. A mirar para adelante, hay muchas esperanzas en que de esto se sale con trabajo y con esfuerzo.

Adalberto Rossi

Fuente: https://www.catedraavicola.com.ar

El consumo de carne creció entre 4 y 5 kilos por habitante durante la pandemia

El consumo de carne creció entre 4 y 5 kilos por habitante durante la pandemia

Así lo indica Daniel Urcía, presidente de FIFRA, quien de todas formas advirtió que si bien la faena creció en abril, lo hizo porque hubo más días hábiles.

El presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA), Daniel Urcía, en su editorial de mayo aseguró que “el consumo interno creció entre 4 y 5 kilos por habitante” durante la pandemia, pero advirtió que “en abril la faena vacuna sumó 1,2 millón de animales y eso generó ciertas expectativas, pero nuestro análisis indica que en realidad cayó 5% respecto de los meses previos“.

En relación a la faena, lo que el titular expresa es que “el crecimiento en el número absoluto tuvo fue consecuencia de que hubo más días hábiles, pero en realidad la faena diaria fue menor“.

Estos bóvidos siempre han apasionado al ser humano, para quien el toro es un símbolo de fuerza y de fertilidad, por lo quPara el caso del consumo interno argentino, que si bien sigue sosteniendo a la cadena cárnica y explica la demanda del 75 a 80% de la producción ganadera de nuestro país, Urcía manifiesta que el aumento “se basa en el precio competitivo que tiene la carne vacuna respecto al resto de los productos alimenticios. La situación que vive el mercado local, la demanda interna, que absorbe más carne vacuna a precios convenientes para el consumidor, afecta particularmente al sector porcino y eso se refleja en la muy importante caída del valor del capón”.

Cantidad no es sinónimo de rentabilidad

El volumen ayudó a reducir costos y sirvió para amortiguar los efectos del coronavirus pero el escenario a futuro es absolutamente incierto. El valor de recupero de faena ha caído estrepitosamente, un cuero que representa un costo de disposición, pérdida de valor de menudencia, sebo y hueso, conllevan a que el matarife tenga que pagar por el servicio de faena y a que la industria también tenga mayores costos productivos”, señaló el presidente.

En efecto, “el ajuste de precios de la carne y esa suba de costos se trasladó al precio de la hacienda en mayor medida que al precio de venta al público. En ese marco la suba en los valores del pago a cuenta de IVA, herramienta ideada para controlar la marginalidad, complica aún más la situación del titular de faena generándole saldos técnicos de ese impuesto“, indicó.

Para el caso puntual de los frigoríficos, uno de los problemas centrales es el diferencial del IVA.

Para evitar ese ‘sobrecosto’ en el titular de faena le solicitamos al gobierno anterior la modificación de la normativa correspondiente, adecuando la alícuota de faena al 10,5%, corrección que nunca comprendieron y que anhelamos que el nuevo Congreso que empieza a sesionar sea capaz de corregirlo”, explicó Daniel.

Y finalizó: “Esa corrección es necesaria porque la distorsión fiscal que se genera se traslada al valor de la carne vacuna en la góndola y, cómo lo demuestra FADA en su informe, es el Estado el responsable del mayor aporte en la composición del precio final ya que se queda con el 30% del ingreso de dinero a la cadena cárnica”.

Fuente: https://www.infocampo.com.ar

recomposición salarial del 17 %

Trabajadores de las carnes rojas lograron una suba salarial del 17% hasta julio

Luego, habrá un nuevo encuentro entre la parte gremial y las cámaras para fijar valores de acuerdo a la evolución del poder adquisitivo, según aclararon desde el sindicato.

El sindicato de la carne acordó una recomposición salarial del 17 % para los trabajadores de las carnes rojas por los meses de mayo, junio y julio.

El acuerdo se firmó entre la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y sus Derivados y las cámaras empresarias de carnes rojas, y rige para operarios comprendidos en el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) 56/75, que incluye firmas del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, Unión de la Industria Cárnica, cámaras de frigoríficos de Santa Fe y Argentina, la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales, la Asociación de Frigoríficos e Industriales de la Carne y la Cámara de Industrias Cárnicas de Entre Ríos.

“Esta recomposición es por tres meses y es importante en el actual contexto que vive el país. En los próximos meses volveremos a reunirnos con la premisa de continuar defendiendo el poder adquisitivo de nuestros representados”, aclaró Alberto Fantini, secretario general del sindicato.

En julio, habrá un nuevo encuentro entre la parte gremial y las cámaras para fijar nuevos valores de acuerdo a la evolución del poder adquisitivo.

Fuente: https://www.infocampo.com.ar

Triquinosis

La triquinelosis (también llamada triquinosis o triquiniasis) es una enfermedad parasitaria causada por un nematodo del género Trichinella, que se adquiere al consumir carne con larvas del parásito. Presenta síntomas gastrointestinales (diarrea), dolor muscular y articular.

El contagio se produce por la ingestión de carne porcina, infestada de larvas de este parásito enquistadas en células musculares o paredes grasa que se transforman en células nodriza, donde vive el parásito.

Estas larvas cambian a estado adulto en el intestino delgado de quien ha realizado la ingesta. Las hembras grávidas se llenan de 1000 a 1500 huevos que, al madurar, eclosionan en el interior de ellas, por lo cual las hembras liberan las larvas libres (de aquí la confusión de catalogarlas como vivíparas).

Dichas larvas se distribuyen por la sangre a los músculos estriados donde se enquistan (salvo T. pseudospirallis). Al cabo de unas dos semanas de su nacimiento, ya son infestantes para un nuevo hospedador.

El ciclo tiene una duración mínima (prevalencia) de unas tres semanas, pero puede prolongarse dado que las larvas pueden resistir toda la vida del animal. Existen tres tipos de ciclo: doméstico, silvestre y sinantrópico, siendo la primera de ellas el principal atención en la salud pública, ya que involucra al hombre.

En total, se han identificado más de 100 hospedadores, entre los que se encuentran el oso, el zorro, la rata, el caballo y el hombre. Es frecuente en carnívoros silvestres, así como en jabalíes y en el cerdo doméstico, gracias al cual se descubrió como patógena y letal.